Automóviles y ciudades, ¿es posible la reconciliación?

El transporte, el ir de aquí para allá, es una parte fundamental de las actividades humanas. Nosotros nos desplazamos para ir al trabajo, al colegio, a la universidad, a las zonas de ocio entre otros muchos otros lugares. Sin embargo, muchas de estos desplazamientos producen efectos negativos sobre el medio ambiente e incluso sobre la salud de las personas que podrían ser reducidos si no evitados. Estos efectos, se hacen evidentes en zonas urbanas, como Madrid o Barcelona. ¿Quién no ha visto alguna vez esa capa de contaminación enfangada sobre alguna de nuestras ciudades?

Desde La Mama Pacha queremos ofrecer luz sobre este tema y ofreceros la fuente original de información que hemos utilizado.

fotonoticia_20130710085913_500Con el crecimiento de la población y el aumento del nivel de vida en el desarrollo de las ciudades, el número de conductores y automóviles han aumentado. Sin embargo, el uso del automóvil no trae consigo necesariamente velocidad en el transporte. Por ejemplo, debido a las altas densidades de tráfico y atascos la velocidad media de los automóviles en París es de tan sólo 20 km/h. ¿Es práctico el uso del automóvil o más bien es cuestión de aparentar status o clase social? Esto hace pensar que los efectos negativos sobre la salud humana y el medio ambiente son producidos, en última instancia, por la educación recibida y el aquilatamiento de viejas creencias en nuestro fuero interno. Sin embargo, el cambio es posible si cada uno consigue desprenderse de sus modismos y logra adaptarse a una vida más plena y saludable. Por ello, no nos queda otra que enumera algunos de los efectos negativos que el transporte desproporcionado deja en nuestras ciudades. Y estos son:

  • Aumento de gases de efecto invernadero y otros contaminantes nocivos (monóxido de carbono, hidrocarburos volátiles, óxidos de nitrógeno y partículas.
  • Accidentes relacionados con el uso del automóvil.
  • Aumento del nivel de ruido.
  • Reducción de la actividad física.
  • Y otros como por ejemplo: pérdida de espacio público, pérdida de calidad de zonas peatonales, altos constes de mantenimiento de infraestructuras.

Una de las curiosidades de esta actividad humana es que la mitad de los desplazamientos en automóvil no superan los 5 km y una tercera parte no supera los 3 km de distancia. Hay alternativa para estos desplazamientos, ¿verdad? En estos casos el uso de la bicicleta es una alternativa realmente positiva puesto que el tiempo que tarda una persona en bicicleta en este tipo de trayectos es comparable al tiempo que tarda una persona usando el automóvil. Otro absurdo de nuestra cultura es que el 11% de los trayectos en coche es inferior a 2 Km. ¿Cómo podríamos solucionar esto? ¡Usando la bicicleta o yendo andando! Un estudio elaborado en Estados Unidos revela que ahorramos 1310 € por persona si evitamos los trayectos cortos usando el coche.

circulando en bicicleta por Madrid

circulando en bicicleta por Madrid

Si no lo haces por tu salud o por el medio ambiente, hazlo por la economía de tu bolsillo

En próximos post profundizaremos sobre qué factores afectan en la elección del automóvil entre otras alternativas en los trayectos cortos y cómo podemos adaptarnos a ellos.

Fuente:  REDUCING CAR TRIPS BY PROMOTING ALTERNATIVE MODES OF
TRANSPORTATION

Anuncios

Acerca de Miguel.SB

Como en la Naturaleza, así como en la Vida, lo único constante es el cambio. ¿Te atreves a ser el impulsor del cambio?
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s