La peligrosa situación del Atún Rojo

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado recientemente que España pedirá un incremento del total admisible de capturas del atún rojo para el año 2014 en la próxima reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún, por lo que considero conveniente y necesario explicar la situación crítica en la que se encuentra esta especie. Pero antes empezaremos conociendo las singularidades de este animal tan valorado en la industria pesquera.

El Thunmus thynnus, comunmente conocido como atún rojo se trata de uno de los peces óseos más grandes del mundo y a su vez, el mayor entre todas las especies de atunes. Su peso ronda los 250Kg (habiéndose registrado individuos de hasta más de 500Kg) y tiene una longitud media de 2 metros, aunque pueden llegar hasta los 4 metros. Este pez con una esperanza de vida de unos 15 años como mínimo y pudiendo llegar hasta los 30 es, a diferencia de lo que se suele pensar sobre los peces, de sangre caliente, ya que tiene un sistema circulatorio muy especializado que le permite retener hasta el 95% del calor. Se alimenta de peces que viven en bancos como los arenques, caballas y anchoas y pueden sumergirse hasta los 1000m de profundidad en busca de alimento.

origin_7814384164

Individuo de Thunmus thynnus

La palabra atún viene del griego y significa “ir corriendo”, ya que este magnífico pez nada habitualmente a una velocidad de 2,8-7,4Km/h, pero cuando persigue a una presa o evita ser capturado puede alcanzar los 70-100Km/h en unos segundos.

Existen dos poblaciones de atún rojo del Atlántico: una población occidental más pequeña que desova en el Golfo de Méjico y una oriental más grande que desova en el mar Mediterráneo. Estas dos poblaciones no se encuentran completamente separadas, sino que los adultos y jóvenes de ambas poblaciones se alimentan juntos, especialmente en la costa este de Norteamérica y del Atlántico Central. Pero al llegar la estación del desove, los adultos vuelven a las aguas en las que se reproducen, las mismas en las que nacieron.

tuna_distribution_92419_1_48163

Mapa de distribución del atún (FAO)

La población de atunes reproductores ha descendido en más de un 80% durante las últimas décadas, por lo que mientras que lleva explotándose durante más de 3000 años, actualmente se encuentra al borde de la extinción comercial. Esta situación es debida principalmente a la presión del comercio internacional que lleva a un exceso en el número de capturas, en buena parte ilegales. Además, el desarrollo descontrolado de la industria de pesca al cerco(1) y de engorde en el Mediterráneo ha llevado a la especie al borde del colapso, aunque también funcionan formas más artesanales como la almadraba(2) y en algunas zonas, métodos de pesca ilegales como la red a la deriva(3). La mayor parte de las capturas que se realizan con redes de cerco se destinan luego a su posterior engorde y suponen cerca del 80% del cupo total de todo el Mediterráneo y el este del Atlántico.

atun-almadraba-pesca-turistas_EDIIMA20130504_0162_13

Pesquero cargado de atunes

En el año 2006, mientras que los científicos daban la voz de alarma y la pesquería se agotaba, la Unión Europea y el resto de países afectados ignoraban la situación y no hacían nada para remediarlo. El atún rojo es la especie que muestras las tasas de pesca ilegal más elevadas del mundo debido principalmente a la mala gestión y control de la pesca. Pero además, a esta situación no sólo contribuyen los “buques piratas”, sino que los países comunitarios junto con otros estados del Mediterráneo son los principales responsables, ya que no son capaces de controlar la pesca ilegal por parte de sus flotas. Las medidas llegaron tarde y mal, pero llegaron, y en el año 2008 se puso en marcha en España un Plan de Recuperación del Atún Rojo a través del ICCAT (Comité Internacional para la Conservación del Atún Atlántico). Con este Plan, se redujo la cuota de capturas desde las 32.000 toneladas en 2007 a alrededor de las 13.500 en la actualidad, además de establecerse otras actuaciones encaminadas al control y seguimiento de las actividades pesqueras como el establecimiento de listas de buques autorizados a la captura de atún rojo o el establecimiento de un programa de observadores. Y parece que el Plan ha funcionado, ya que en su último informe, el Comité Científico de ICCAT destaca el proceso de recuperación de la especie.

La biomasa reproductora de atún era de 300.000 toneladas entre finales de los años cincuenta y principios de los setenta, bajó hasta las 150.000 toneladas en el 2000 y, en los últimos años, se estima entre 295.000 y 380.000 toneladas. La flota europea ha dejado de capturar un millón de juveniles al año, medida que ha tenido un gran impacto sobre la población de atunes. Ahora, el ministro Miguel Arias Cañete, pretende conseguir un aumento en las cuotas de pesca desde las 13.500 toneladas a las 20.000 toneladas, lo que los ecologistas catalogan como insostenible, y piden que se mantengan estas cuotas para poder alcanzar en el año 2020 el rendimiento máximo sostenible de atún rojo.

Me pregunto si tanto políticos como pescadores no se darán cuenta de que el futuro de la pesca se encuentra en la sostenibilidad o acabaremos con estas especies tan cotizadas. Además, todos, o casi todos, queremos que las generaciones futuras también puedan disfrutar de este “manjar”.

Pensemos que un poquito cada día, será mucho mejor que mucho para hoy pero nada para mañana.

(1)       Pesca al cerco: consiste, como su propio nombre indica, en cercar al pez. Se determina el rumbo y la velocidad del banco de peces y se procede a cercarlo soltando la red haciendo un círculo alrededor del banco o cardumen finalmente se cierra el fondo de la red capturando la pesca.
(2)       Almadraba: consiste en situar dos barcos a cierta distancia entre los que se cala una red sujetada con un palangre (cordel largo y grueso del cual penden a trechos unos ramales con anzuelos en sus extremos) en la que se recogen los peces. Gracias a que hasta que se suben al barco los peces siguen vivos, en el acto se pueden seleccionar y descartar las piezas pequeñas o inútiles, siendo así un método de pesca más selectivo.
(3)       Pesca con red a la deriva: las redes a la deriva son redes que flotan sobre el agua y que resultan imperceptibles para los animales marinos. Son impulsadas por las corrientes marinas o el viento y capturan todo que se cruza en su camino. Aunque el uso de redes que superen los 2,5km es ilegal, siguen existiendo redes que alcanzan hasta los 50 km de longitud flotando permanentemente a la deriva por mares y océanos.
Anuncios

Acerca de P.delaVega

Ambientóloga. Idealista soñadora y adicta a la lectura. Amante de la naturaleza que no mata ni un mosquito. Ni si, ni no, ni blanco, ni negro.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s