¿Agua embotellada? No, gracias

Cada vez son más las personas que sin pensar en las consecuencias y bajo la creencia de que es mejor que el agua de grifo, se suman al consumo de agua embotellada, llegando a triplicarse el mercado de agua embotellada en los últimos diez años. Pero, ¿es realmente mejor consumir agua embotellada en vez de agua de grifo? ¿es de mejor calidad? ¿te has parado a pensar en las consecuencias que tiene para el medio ambiente el consumo de agua embotellada?

aguaVSagua

Agua de grifo Vs. Agua embotellada (Garrison, 2008)

En primer lugar, el consumo de agua embotellada tiene una gran cantidad de impactos para el medio ambiente. El agua debe ser primero embotelllada, lo que conlleva la fabricación de millones de botellas de plástico PET con su consecuente consumo de miles de barriles de petróleo. A este consumo de recursos hay que añadirle también el gasto de energía que conlleva tanto la fabricación de las botellas como el proceso de embotellamiento, así como la aportación de millones de botellas a la inundación de residuos que se está sufriendo con el modelo de vida actual. Además, en general, se recicla sólo aproximadamente el 20% de las botellas de plástico que se producen, con el consecuente impacto medio ambiental que ello supone. La fabricación de botellas de plástico para agua embotellada sólo en EEUU durante un año produce 2,5 millones de toneladas de dióxido de carbono, a lo que hay que sumar los costos de transporte, recogida y eliminación de los residuos. Por otro lado, la extracción de agua para la venta de agua embotellada se produce muchas veces de manantiales y acuíferos de los que se extrae grandes cantidades de agua, por lo que existe el riesgo de que estos puedan llegar a secarse produciendo impactos a su vez en humedales y ríos de drenaje.

Las mon

Las botellas de plástico que se convierten en residuo una vez consumido el agua es uno de los principales problemas del consumo de agua embotellada.

Por otro lado, el agua embotellada supone en muchos casos un fraude, ya que mientras que en la publicidad exponen los beneficios de beber este agua, cerca del 40% del agua embotellada proviene de sistemas de agua municipales pagados a expensas del contribuyente, agua embotellada que venden luego al público duplicando e incluso triplicando o más su precio, prácticamente sin cambios. Además, en la mayoría de los casos, los sistemas públicos de suministro de agua tienen muchos más controles de seguridad y de calidad que los sistemas de producción de agua embotellada. Un gran número de anuncios y publicidad sobre el agua embotellada constituyen así otros entre tantos casos de publicidad engañosa existentes.

Cartel de una campaña contra el agua embotellada con el lema "Si las compañías de agua embotellada pueden mentir, nosotros también"

Cartel de una campaña contra el agua embotellada bajo el lema: “Si las compañías de agua embotellada pueden mentir, nosotros también”

Es importante destacar que agua embotellada no es por tanto sinónimo de mayor calidad. Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Radiation Protection Dosimetry y realizado por investigadores de la Universidad de Sevilla (US) y el Centro Nacional de Aceleradores (CNA, centro mixto US-Junta de Andalucía-CSIC) ha demostrado que la cantidad de polonio-210 en el agua mineral embotellada es mucho mayor que la del agua de grifo.

Finalmente, a todo esto hay que sumarle por último el coste social desde el punto de vista económico, especialmente en las poblaciones con bajos ingresos. En el consumo de agua embotellada juega un papel muy importante la percepción tanto de la calidad del agua como de la calidad de los servicios de suministro, ya que hay  países en que a pesar de tener unas infraestructuras limpias y saludables y una buena calidad de agua de grifo, su población tiene una muy baja percepción de ello, por lo que apenas se consume en estos países agua de grifo disparándose la venta de agua embotellada. Un ejemplo de ello es México, que cuenta con el récord mundial en consumo de agua embotellada. La gente más pobre gasta hasta un 10% de sus ingresos en agua embotellada a pesar de que el gobierno del país ha invertido en la mejora de la calidad de los servicios de agua, pero la población sigue creyendo que el servicio es de baja calidad y sigue comprando agua embotellada incluso para bañarse.

Os dejo con “La historia del agua embotellada”, un vídeo animado en el que se resume que se esconde detrás de la “estupendisima” agua embotellada.

¿Agua embotellada? No, gracias

Anuncios

Acerca de P.delaVega

Ambientóloga. Idealista soñadora y adicta a la lectura. Amante de la naturaleza que no mata ni un mosquito. Ni si, ni no, ni blanco, ni negro.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s