La invasión de las cotorras argentinas

Como en una película de Hitchcock vemos como cada día, en muchas ciudades españolas y de otros países europeos, ruidosas bandadas de cotorras argentinas sobrevuelan nuestras cabezas y como el número de individuos de esta especie aumenta día a día.

La cotorra argentina o cotorra de pecho gris (Myiopsitta monachus) pertenece a la familia de las Psittacidae, tiene un tamaño mediano y es nativa de América del Sur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia). Se trata de un ave muy social que se caracteriza por la construcción de nidos con estructura comunal, es decir, un nuevo nido puede ser construido adosado a otro ya existente, formándose un nido compuesto que consta de varias cámaras independientes.

Cotorra argentina

Ejemplar de cotorra argentina o cotorra de pecho gris (Myiopsitta monachus)

Nido cotorra argentina

Los nidos de la cotorra argentina pueden llegar a pesar 50 Kg por lo que su caída supone un importante peligro.

La especie, que se ha convertido en invasora en todo el mundo, ha sido introducida en muchos países debido a su comercio como mascota, ya que en algunos casos han escapado de su cautiverio y en otros han sido puestas en libertad de forma deliberada por sus dueños, pues el sonido que producen puede ser desagradable.

Pero, ¿qué hace que esta especie de ave haya podido establecerse con éxito fuera de su hábitat natural? Los estudios indican 5 causas principales:

  1. Gran adaptabilidad: se trata de una especie que se adapta con facilidad a diferentes hábitats y ha conseguido cubrir sus requerimientos ecológicos y adaptarse a las peculiaridades de la ciudad.
  1. Tipo de nidificación: tienen una nidificación no especialista por lo que no necesitan la existencia de una especie concreta de árbol para nidificar sino que nidifican en un gran número de especies de árboles diferentes llegando incluso a nidificar en estructuras fabricadas por el hombre. Además, los nidos son utilizados durante todo el año lo que supone una buena protección frente a las condiciones climáticas y los depredadores.
  1. Alimentación: la cotorra argentina se ha adaptado a diferentes tipos de alimentos. Gran parte de esta alimentación es proporcionada por el hombre.
  1. Éxito reproductor: una o dos puestas con un elevado número de pollos que llegan a volar. Además se reproducen durante todo el año.
  1. Falta de depredadores naturales: sus principales depredadores son las aves rapaces, aves no muy comunes en las ciudades.

El rápido crecimiento del número de individuos de Myiopsitta monachus puede generar y genera diversos tipos de problemas ecológicos, económicos (relacionados con la agricultura) y sanitarios (son vector de parásitos y enfermedades de las aves). Además, al tratarse de una especie muy ruidosa, la proximidad de los nidos a las viviendas en núcleos urbanos ha provocado frecuentes quejas de los vecinos.

Como cualquier especie exótica que se introduce en un ecosistema que no es el suyo, las cotorras argentinas pueden producir una alteración de los ecosistemas y una disminución de la abundancia y riqueza de especies nativas a través de la competencia. Asimismo, la cotorra de pecho gris produce la defoliación arbórea en zonas verdes debido a su alimentación y a la construcción de sus nidos.

A pesar de no estar claros todos los impactos que el crecimiento exponencial de la Cotorra Argentina pueda generar a corto y largo plazo, la aplicación de medidas de prevención y control sobre la población de la cotorra argentina es sin ninguna duda muy necesaria, pero por tratarse de una especie generalista con una elevada capacidad de adaptación su gestión es muy complicada.

Aunque sin grandes resultados, las principales medidas de control adoptadas en España son la minimización de posibles nuevos escapes a partir de la prohibición del comercio de esta especie y la captura en zonas urbanas. Además, algunos estudios indican que una posible medida sería realizar programas educativos sobre la necesidad de controlar sus poblaciones, ya que gran parte de su alimentación es proporcionada por el ser humano.

Cotorra argentina alimentación

Gran parte de su alimentación es proporcionada por el ser humano

Anuncios

Acerca de P.delaVega

Ambientóloga. Idealista soñadora y adicta a la lectura. Amante de la naturaleza que no mata ni un mosquito. Ni si, ni no, ni blanco, ni negro.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s