Food miles o kilómetros alimentarios

¿Te has fijado alguna vez en la procedencia de los alimentos que adquieres en los supermercados? Quizá la mayoría de ellos provenga de miles de kilómetros de distancia de tu localidad, pues no es extraño encontrarse en las tiendas alimentos producidos en el otro extremo del planeta.

Los alimentos que consumimos son transportados a menudo desde una punta a otra del planeta

Los alimentos que consumimos son transportados a menudo desde una punta a otra del planeta

A partir de los años 90, los análisis medioambientales relacionados con el transporte de los alimentos han ido ganando peso, especialmente en el caso de los kilómetros alimentarios o food miles, expresión que hace referencia a la distancia que viajan los alimentos hasta llegar a nuestro plato. Este hecho se debe a que el traslado de los alimentos supone una parte importante de las implicaciones ambientales tanto del sector transporte como del sector agroalimentario.

En concreto, el uso del término food miles se remonta al año 1994, captando desde entonces una gran atención por parte de una amplia gama de organizaciones gubernamentales, especialmente en la Unión Europea, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda.

Para realizar los estudios sobre el impacto medioambiental del transporte de alimentos, este se ha asociado en los últimos años a la contabilidad de gases de efecto invernadero, y más concretamente, al cálculo de la huella de carbono como indicador ambiental y de sostenibilidad.

Toneladas de CO2 producidas en el transporte de alimentos desde su origen hasta España en el año 2007

Toneladas de CO2 producidas en el transporte de alimentos desde su origen hasta España en el año 2007 (Amigos de la Tierra)

Aunque la distancia recorrida por el alimento no debe ser el único factor de decisión de compra ni de análisis medioambiental de los alimentos (ya que debemos también tener en cuenta sus implicaciones en la biodiversidad y el paisaje, en el empleo local, el comercio justo y su forma de producción entre otros factores), la comida local se ha convertido en una alternativa más sostenible y que gana cada vez más adeptos.

No podemos esperar que los consumidores tengan en cuenta el análisis de ciclo de vida de cada producto que consumen, por lo que se necesita un debate público en el que se incluyan conceptos como food miles a la hora de analizar los sistemas alimentarios y sus consecuencias para el medio ambiente. Es necesario llamar la atención del consumidor sobre este hecho, pues si bien el consumo de fuentes locales puede tener algunas ventajas, es difícil imaginar que los consumidores estén dispuestos a cambiar sus hábitos y tener en cuenta la procedencia de lo que consumen sin la información necesaria.

Por otro lado, es importante que además de concienciar al consumidor se tomen otras medidas y se busque la forma de que el transporte de los alimentos desde una parte a otra del planeta sea más eficiente, reduciendo así la huella de carbono lo máximo posible.

Más información en Alimentos Kilométricos

Anuncios

Acerca de P.delaVega

Ambientóloga. Idealista soñadora y adicta a la lectura. Amante de la naturaleza que no mata ni un mosquito. Ni si, ni no, ni blanco, ni negro.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s