Bioenergía (II): el Biochar en la gestión medioambiental

El biochar es un producto rico en carbono que se obtiene a partir de biomasa como puede ser madera, estiércol u hojas, tratados con temperatura y con poca presencia o en ausencia de aire. En concreto, para su producción se lleva a cabo una descomposición térmica de la materia orgánica.

Producción de biochar

Producción de biochar.  Fuente: modificado de “Bio-energy in the black”.

La palabra “biochar” viene del inglés y tiene su origen en “charcoal”, carbón. Se trata de un carbón al que se le añade la palabra “bio” para resaltar el uso que se le da al producto, del cual hablaremos más adelante.

En principio el proceso de producción tiene mucho que ver con la producción tradicional del carbón, sin embargo, existe una gran diferencia, el objetivo con el que se produce.

Anuncio de 1933 que publicita el uso del biochar como enmienda del suelo. Fuente: The National Greenkeeper.

Anuncio de 1933 que publicita el uso del biochar como enmienda del suelo. Fuente: The National Greenkeeper.

El objetivo de su producción no es su uso con fines energéticos como el carbon, sino una serie de usos que tienen siempre un enfoque medioambiental.

Tal y como comentábamos antes, el carbón y el biochar son términos relacionados pero con ciertas diferencias. El término biochar gano importancia apartir de los estudios de Johannes Lehmann. Uno de los primeros usos que se le dieron al biochar fue su aplicación en el suelo para la mejora de algunas de sus propiedades (productividad, reserva de carbon, filtración de agua, etc…). De esta manera se estableció una diferencia clara entre el biochar, con sus usos medioambientales, y el carbón, con sus multiples usos como combustible, filtro, agente colorante en la industria y el arte etc…

El interés por el uso del biochar en gricultura proviene de las observaciones de los agricultures sobre los efectos del carbón en el incremento del crecimiento de la vegetación. Este uso se remonta a principios del siglo XX, cuando se llevaron a cabo los primeros estudios sore los efectos del biochar en el crecimiento vegetal (Retan, 1925; Tryon, 1948).

A partir de ese primer contacto con las ventajas del uso del biochar se fueron desarrollando más aplicaciones hasta el día de hoy. Destacan las siguientes, por sus importantes implicaciones medioambientales: uso del biochar en agricultura por el incremento de la productividad; uso en gestión de residuos; uso para la mitigación del cambio climático; y finalmente su uso en producción energética.

Aplicaciones y beneficios del biochar

Aplicaciones y beneficios del biochar

A continuación se desarrollaran más en detalle las multiples aplicaciones del biochar.

En primer lugar el uso del biochar para mejorar las propiedades del suelo nace de la necesidad de aumentar la productividad agrícola. Este uso tiene una gran importancia, ya que en muchas zonas del planeta existe un gran déficit de alimentos y poca seguridad alimentaria. De acuerdo con datos de FAO 2006, en Africa subsahariana un 32% de la población sufre malnutrición y en el sur de Asia un 22%.

El biochar podría ayudar a reducir esta inseguridad alimentaria mediante el control de la pérdida y degradación del suelo además de ampliar las posibilidades en gestión sostenible del suelo.

El Segundo posible uso del biochar es su empleo en control de resíduos. El biochar puede jugar un papel importante en la gestión de resíduos ya que algunos residuos como desechos de la agricultura y desechos animales, que pueden contaminar aguas superficiales así como acuíferos, pueden ser usados para la producción de biochar, y así reducir las posibilidades de contaminación.

El empleo del biochar para la mitigación del cambio climático esta muy de moda y en constante investigación. El principio se basa en las propiedades del biochar para secuestrar dióxido de carbono y así reducir su presencia en la atmósfera.

El potencial es muy grande, ya que la cantidad de carbono almacenado en los suelos es alrededor de cuatro veces mayor que el carbono atmosférico (CO2). Esto brinda grandes posibilidades para la mitigación del incremento del CO2 atmósferico mediante el empleo de biochar.

Además, el consumo anual de CO2 de las plantas es ocho veces mayor que las emisiones antropogénicas de CO2. Teniendo en cuenta lo anterior, la gran cantidad de carbono que circula anualmente entre las plantas y la atmósfera y la gran cantidad de carbono que se encuentra almacenado en los suelos, merece la pena estudiar las posibilidades que esto brinda para la mitigación del cambio climático.

Por ultimo, destacar el rol del biochar en la producción energética. La adición de biochar al suelo en lugar de su uso como combustible tiene menor eficiencia energética, sin embargo, las reducción de las emisiones asociadas con el uso del biochar en agricultura puede contrarrestrar los efectos el uso de los combustibles fósiles como el carbón.

Biochar

Para más información:

J. Lehmann. Bioenergy in the black:

http://www.css.cornell.edu/faculty/lehmann/publ/FrontiersEcolEnv%205,%20381-387,%202007%20Lehmann.pdf

 

Anuncios

Acerca de martaelm

La naturaleza muestra su genuinidad a aquellos que prestan atención, ya la hago caso y amo a todos sus habitantes y bichejos no humanos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s